Bibliotecas de museos en entornos web: un poco de historia

Inauguro este blog (después de un tiempo “en contrucción”) con un recorrido histórico sobre la implicación del mundo digital en las bibliotecas de museos.

Bibliotecas de museos, por paulapéLas bibliotecas museísticas constituyen centros especializados en información y documentación de arte, dependientes de las instituciones que las albergan: los museos. Los orígenes de ambos (las bibliotecas y los museos) se encuentran en la recopilación de documentos u objetos de valor patrimonial y/o educativo. En el siglo XVIII nacen en Europa los primeros museos públicos y, más tarde, en el XIX comienzan a proliferar en Estados Unidos. Desde un principio la acumulación de objetos en los museos se complementa con la de libros, creándose así rápidamente las bibliotecas en el marco de estas instituciones.

A principios de los años 90 aparece Internet como un sistema que marcaría un antes y un después en la sociedad y en la forma en que nos comunicamos. En este sentido, ni los museos ni sus bibliotecas se han mantenido al margen de las oportunidades que se les presentaban en el ámbito de la comunicación y las nuevas tecnologías. Los primeros museos que se subieron al carro de Internet fueron los americanos, siendo pioneros aquellos procedentes del ámbito de las ciencias.

Internet en bibliotecas de museos, por ademc

En esta primera etapa del nacimiento de Internet, las sedes web de museos se limitaban únicamente a proporcionar información general, datos de contacto, colecciones de las que disponían, etc. Rápidamente, las bibliotecas museísticas se convirtieron en uno de los primeros servicios de los museos en informatizarse, haciendo accesible su catálogo bibliográfico a través de Internet. Es entonces cuando se crean las primeras páginas web de bibliotecas de museos.

Después de un período de adaptación y conocimiento de la red, en 2004 el mundo se vio abocado inevitablemente a otro gran cambio: la web 2.0 . La novedad, en este caso, vino dada por la aparición del usuario como productor de contenidos, dejando de lado el papel de mero observador que había tenido hasta ese momento. Se había pasado de un entorno básicamente informativo de comunicación unidireccional en el que sólo “unos pocos” aportaban contenidos, a otro en el que cualquier persona podía crear sus propios contenidos, llegando así a cualquier punto del planeta de un modo rápido y fácil.

Una vez más, los museos y sus bibliotecas se encontraban ante un panorama desconocido hasta entonces. Ante tal circunstancia, los museos americanos tomaron la delantera a los del resto del mundo siendo pioneros en el uso de las herramientas web 2.0 (redes sociales, blogs, wikis, marcadores sociales, etc.). Y, por consiguiente, muchas bibliotecas como entidades integradas dentro de los museos, se vieron inmersas rápidamente en esta nueva Internet que acabaría convirtiéndose en una revolución en el ámbito de la comunicación.

Web 2.0 en bibliotecas de museos, por GmacqueronA pesar de esta última ola de la web 2.0, a día de hoy no existe un número elevado de bibliotecas de museos que dispongan de herramientas web sociales en su sede web. De hecho, las propias páginas web de bibliotecas museísticas son todavía limitadas e incluso en algunos casos inexistentes. Esta circunstancia no resulta extraña si se tiene en cuenta que, por lo general, la atención a los usuarios en estas bibliotecas especializadas está centrada en aquellos vinculados directamente con la institución, es decir, en los usuarios internos.

En el ámbito español, los sitios web de las bibliotecas de museos no se presentan como recursos de calidad especialmente destacados. Básicamente se limitan a dar información sobre contacto, fondos, servicios, historia, recursos de interés y acceso al catálogo. Por lo general, estas webs se encuentran formando parte de la arquitectura de la propia sede web del museo, e incluso en ocasiones ni siquiera forman parte del menú principal, sino que se encuentran a un segundo nivel de jerarquía.

Es por tanto tarea del bibliotecario concienciar a quien sea necesario de la importancia que tiene la presencia de las bibliotecas museísticas en Internet. Sólo así conseguiremos cumplir uno de los objetivos que se nos asignan como profesionales:

Garantizar un acceso rápido y eficaz a la información, tanto al usuario interno como externo.

Esta entrada fue publicada en Bibliotecas, Bibliotecas de museos, Biblioteconomía, Documentación, Web 2.0 y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Bibliotecas de museos en entornos web: un poco de historia

  1. Ardisher dijo:

    Generalmente no dejo comentarios en las paginas pero tu contenido me obligo a hacerlo. Muy buen trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *