Visibilidad de las bibliotecas de museos

Los avances tecnológicos de las últimas décadas y la expansión de Internet a todos los rincones del planeta han marcado un gran cambio en el día a día, no sólo de las personas, sino también de las empresas. Las instituciones culturales se han visto igualmente inmersas en esta ola tecnológica, arrastrando con ello a los departamentos que albergan.

En este sentido, un buen ejemplo son las bibliotecas de los museos, ya que constituyen servicios dependientes de estos, a caballo entre la atención al usuario interno de la propia entidad y el usuario externo, que acude a ellas en busca de material especializado en ocasiones difícil o imposible de encontrar en otros centros.

No obstante, a pesar del carácter público de los museos, por razones comprensibles, a menudo se ha priorizado al usuario interno en detrimento del externo. La llegada de las nuevas tecnologías da la posibilidad de reducir en buena parte las barreras que separan estas dos tipologías de público en lo que se refiere al servicio que proporcionan las bibliotecas museísticas. De este modo, y sin detrimento de la calidad del servicio a los usuarios internos, el museo dispone ahora de un elemento adicional para ampliar su público, gracias a las potencialidades que se generan cuando se combinan las funciones de sus bibliotecas con su acceso a través de la web.

De este modo, la visibilidad de las bibliotecas museísticas comienza a ser mayor al crearse los primeros sitios web y al hacerse visibles los OPACs a todo el mundo. Aunque el desarrollo tecnológico de este tipo de bibliotecas especializadas es lento, se avanza con paso firme, ya que disfrutan de la protección de instituciones importantes que las proveen de recursos tecnológicos, pero también de colecciones ricas y espacios privilegiados.

Sin embargo, el camino que queda por recorrer todavía es largo, sobre todo si se compara con las prestaciones vía web que ofrecen actualmente, por ejemplo, las  bibliotecas universitarias u otros recursos no vinculados directamente con bibliotecas, pero que están ofreciendo algunas de las opciones de recuperación de información de fondos documentales más avanzadas del momento (bibliotecas y colecciones de libros electrónicos, buscadores de libros, etc.).

Esta entrada fue publicada en Bibliotecas de museos, Sociedad de la información, Visibilidad web y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Visibilidad de las bibliotecas de museos

  1. Pingback: Visibilidad web de las bibliotecas de museos | Jana Soto | Bibliotecas universitarias | Scoop.it

  2. Setan dijo:

    Interesante estudio. El tema ya tiene un buen tipemo en discusif3n. Pocas son las empresas locales que se animan a invertir adecuadamente en Internet y si lo hacen se apoyan en compaf1edas que le ofrecen un disef1o y desarrollo este1tico o animado. Pero pocas orientan el desarrollo de contenido hacia espacios funcionales orientados hacia el visitante. Es decir, se apuesta por informacif3n exponencial en lugar de buscar la accif3n a trave9s de la interactividad con los usuarios. Lo digo por experiencia propia. Algunas creen que un blog los puede sacar el problema. Pero esta herramienta solo sirve para comunicar e interactuar y su e9xito radica en la actualizacif3n continua. Pocas empresas apuestan por este modelo. Asumen el blog como un espacio adicional a la presencai a Internet pero no apuestan por invertir en contenido. Este es hoy clave en la web. El contenido es el rey y con mayor razf3n si nos apoyamos en el Social Media. El estudio no lo menciona y asumo que pocos empresarios lo entedere1n.Semanas atre1s tuvimos una experiencia interesante en una Mesa Redonda en PromPerfa. Cinco empresas grandes y pequef1as (Yell Perfa, Mosquita Muerta, La Bistecca, Lo Traes Lo Vendo y Perfa Art) compartieron con el pfablico una experiencia ine9dita en el desarrollo de sus negocios a trave9s de la Web 2.0. El pfablico (en su mayoreda exportadores) quedf3 encandilado y con muchas preguntas. Aquello demostrf3 el desconocimiento que habeda sobre el poder la red para la promocif3n y mejora en la reputacif3n. Ojale1 hayan me1s eventos de este tipo.saludos

  3. Pingback: Un caso poco conocido: la biblioteca de museo | InfoTecarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *